Las Ramblas, descubrelas con esta guía

Las Ramblas desde la Estatua de Colón

Esta mañana he decidido recorrer una de las calles más emblemáticas de la ciudad de Barcelona, esta no es otra que Las Ramblas. Probablemente esta transitada calle sea uno de los paseos más famosos que se pueden hacer en Barcelona.

Son las 8:30 y media de la mañana cuando salgo por la boca de metro de Plaza Cataluña. La noche anterior ha estado lloviendo casi toda la noche y hoy el día se ha levanto más fresco de lo normal. Lo primero que decido hacer es subir a la cafetería que hay en la última planta del Corte Inglés para disfrutar de un café contemplando las magníficas vistas que desde aquí se observan.

Fotografía panorámica de la Plaza Cataluña

Rambla de Canaletas

Una vez entrado en calor es hora de ponerse en marcha. Salgo de nuevo a la calle y cruzo toda la Plaza Cataluña hasta llegar a la esquina de la cafetería Zurich. En este punto es donde voy a empezar la ruta de hoy.

La Fuente de Canaletas

Detalle de la Fuente de Canaletas

Cruzo el paso de peatones, quizás este sea uno de los pasos más transitados de Barcelona, y ya me encuentro en la parte alta de las Ramblas preparado para empezar a descender poco a poco y descubriendo todos los secretos que este paseo esconde.

Este primer tramo  de las  Ramblas es conocido como la Rambla de Canaletas. El nombre le viene dado por la una de las fuentes más famosas que tiene Barcelona, este no es otra que la Fuente de Canaletas.

La fuente se encuentra casi al inicio de las Ramblas. Esta te queda a unos 20 metros pasado el paso de peatones, a mano derecha. Si no eres un gran aficionado al fútbol lo más seguro es que no la conozcas. La Fuente de Canaletas se ha convertido en el lugar donde todos los seguidores del Barça vienen a celebrar los títulos del Fútbol Club Barcelona.

Después de realizar las fotos de rigor me propongo a seguir bajando, que son muchas las cosas que quedan por ver esta mañana.

Rambla de los Estudios

Al llegar a la Calle Canuda me adentro en ella con la intención de ganar un poco de tiempo para poder visitar el Palacio de la Virreina que abre a las 10 de la mañana. A los pocos metros de adentrarme en dicha calle me encuentro con el edificio del Ateneu Barcelonés y un poco más adelante la Plaza de la Vila Madrid, que es el motivo de mi incursión.

Plaza de la Vila de Madrid y la Via Sepulcral Romana
Plaza de la Vila Madrid

En esta plaza aparte del encanto que tiene por si sola aguarda una sorpresa. En medio de la plaza encontrarás los restos de una antigua necrópolis romana.

Deshago mis pasos, ya que la mañana de hoy se la quiero dedicar a las Ramblas. Para visitar el Barrio Gótico ya habrá tiempo otro día.

Iglesia de Belén

Iglesia de Belén en las Ramblas

Sigo bajando y mi próxima parada es la iglesia de Belén. La iglesia se encuentra en la misma Rambla a la altura de la Calle del Carme.

Esta iglesia de estilo barroco data del año 1553, aunque en el año 1671 fue víctima de un incendio que la arrasó. La nueva iglesia se reconstruyó entre los años 1680 y 1729. Aprovechando que voy bien de tiempo entro unos minutos para para observar su interior y alejarme por unos momentos del bullicio de la ciudad.

Palau Moja

Palacio Moja en las Ramblas

Justo enfrente de la Iglesia de Belén está el Palacio Moja, o Palau Moja en catalán. Esta Palacio data del año 1784 y fue construido para los Marqueses de Moja. El arquitecto encargado del proyecto fue Josep Mas que creo un palacio en los últimos vestigios del Barroco y también estubo influenciado por un nuevo estilo que nacía, el neoclasicismo francés.

En la actualidad el palacio solo se puede visitar cuando se celebran exposiciones o con visita concertada. Aunque el edificio no se puede visitar en la planta baja encontrarás una oficina de turismo de Barcelona donde además de comprar algún recuerdo podrás ver parte del Palacio. En las plantas superiores se encuentran las oficinas de la Consejería de Cultura de la Generalitat.

Rambla de San Josep

Rambla de Sant Josep

Al salir del Palacio Moja y bajar unos metros cambio otra vez de tramo de las Ramblas, ahora me encuentro en la zona conocida como la Rambla de San Josep o las Ramblas de las Flores.

Palacio de la Virreina

Fachada del Palacio de la Virreina

Esta palacio es otra de las joyas que el Barroco ha dejado como herencia en La Rambla de Barcelona. El Palacio fue construido entre los años 1772 y 1777. El edificio se edificó como residencia para Manuel de Amat, virrey de Perú. Pero la pronta muerte de este hizo que en el palacio viviera su mujer, de ahí el actual nombre del palacio, El Palacio de la Virreina.

Aprovecho que ya son las 10 de la mañana y entro para ver las exposiciones que en él se muestran. Estas exposiciones suelen estar relacionadas con el mundo de la imagen y de la fotografía y por norma general son gratuitas. Con lo cual aprovecho para disfrutar un poco del arte y ver el palacio por dentro.

El Mercado de la Boqueria

Entrada al Mercado de la Boquería

Sigo descendiendo por Las Ramblas y escasos metros del Palacio de la Virreina me encuentro uno de los atractivos turísticos que tiene la ciudad de Barcelona. Este no es otro que el mundialmente conocido Mercado de la Boquería.

Aprovechando que ya es media mañana y que me encuentro en lugar perfecto aprovecho para descansar un rato y recuperar fuerzas. Entro dentro del mercado y me siento en el primer sitio libre que veo. Me pido un refresco y un par de pinchos para llenar el estomago. Ya con la barriga llena me dispongo a dar una vuelta por el interior del Mercado.

Es una maravilla ver todas las paradas que hay. La verdad que da un poco de envidia no tener un mercado así cerca de casa, donde poder comprar todo tipo de alimentos. La variedad es tremenda pescados y carnes de todo tipo y de todo el mundo, frutas de temporada y éxoticas, comidas preparadas, en fín de todo lo que a alguien de buen comer le gustaría tener en su nevera.

Antes de salir me compro una copa de frutas para seguir con el camino. Tiene muy buena pinta y es muy refrescante.

Museo Erótico de Barcelona

Justo enfrente del Mercado de la Boquería se encuentra el Museo Erótico de Barcelona. Llama mucho la atención la Marilyn Monroe que hay en uno de los balcones saludando a todo los transeúntes. Pero hoy tengo la mañana bastante apretada y este museo no entra dentro de mis planes. Quizás otro día con más tiempo lo visite.

Si estás interesado arriba te he dejado el enlace oficial del Museo. Sin entretenerme más sigo mi camino hacia mi próxima parada.

La Casa Bruno Cuadros

Casa Bruno Cuadros, La Casa de los Paraguas

Justo pasada la parada del metro del Liceo llego al Pla de la Boqueria. En esta zona de Las Ramblas hay un edificio que conocí un día por casualidad. Este edificio no es otro que la Casa Bruno Cuadros. Este edificio también es conocido por la Casa de los Paraguas.

Si observas su curiosa decoración podrás adivinar de donde le proviene el nombre. Este edificio había sido antiguamente una tienda de paraguas. Muchos de los productos que aquí se vendían provenían de Japón, de ahí que el propietario escogiese este tipo de decoración para la fachada.

Mosaico de Miró

Pla de l'Os, en las Ramblas

Esta obra de arte situada en el Pla de la Boquería, entre la Rambla de San Josep y la de los Caputxinos es una obra de arte que a menudo pasa desapercibida por los turistas. El Pla de l’Os es su nombre real aunque también es conocido como Pavimento de Miró.

Este mosaico es un autentico Miró que creó el artista Joan Miró en 1976. El mes que viene se cumplirá el 40 aniversario de su inaugruración. Como puedes ver en las Ramblas te encontrarás todo tipo de sorpresas.

Rambla de los Caputxinos

El Gran Teatro del Liceo

Fotografía del interior del Liceo

He estado haciendo un poco de tiempo, ahora que ya son las 11:20 me acerco a comprar las entradas para ver el Liceo. A las 11:30 empieza una de las visitas exprés, que por 6€ un guía te enseña las principales partes del Liceo y además te hace un resumen de la accidentada historia del Liceo.

A las 11:30 puntualmente el guía aparece por la puerta. Para mi suerte el grupo de hoy es bastante reducido y todos somos castellano parlantes.

La visita empieza por el vestíbulo, seguidamente subimos por la escalera principal y en ascensor llegamos a la Gran Sala. En estas visitas puede ser que la sala no tenga las luces encendidas, ya que en estas horas suelen estar ensayando. Nosotros tuvimos suerte de que durante el ensayo tenían las luces encendidas y pudimos ver la gran sala iluminada. Aparte de poder disfrutar de la sala también disfruté de unos 5 minutos de los ensayos de ópera. Continuamos la visita por el Salón de los Espejos donde el guía resolvió todas las dudas que tenía el grupo y dió por terminada la visita al Liceo.

La Plaza Real

Fotografía donde se muesta la elegante plaza

Sigo bajando dirección mar. Cuando llego a la altura de la Calle Ferran me desvío por ella girando a la izquierda. Mi intención es entrar a la Plaza Real por el Pasaje Madoz. Entro por el Pasaje Madoz y llego a la Plaza Real.

Esta según mi opinión es una de las plazas emblemáticas de Barcelona con más encanto. A estas horas de la mañana, casi las 12 del miediodía, la plaza ya tiene el ambiente que le caracteriza. Turistas haciendo fotos a la fuente y a las farolas diseñadas por Gaudí y las terrazas llenas de gente.

Cojo la Calle de Colón para regresar a las Ramblas y seguir mi camino.

El Palacio Güell

Fotografía del órgano del Palacio Güell

Nada más entrar en las Ramblas las cruzo para dirigirme a la Calle Nou de la Rambla. En esta ocasión me vuelvo a salir de la ruta principal para ver un palacio que tenía ganas de verlo hace tiempo. Este Palacio no es otro que el Palacio Güel, una de las primeras obras del gran Antoni Guadí.

Definitivamente hoy ha sido un buen día para recorrer La Rambla y todos sus atractivos. Son poco más de las 12 y en la puerta solo hay una pareja comprando su entrada. Espero mi turno y cuando voy a comprar mi entrada veo que por tener el carnet de la biblioteca de la Diputación de Barcelona tengo un descuento, la entrada solo me cuesta 5€.

Con la entrada tienes derecho a una audio-guía, este sistema me resulta muy cómodo porque te puedes organizar a tu ritmo. La visitia empieza por la planta baja y de ahí desciende al Sótano. En el Sótano aprovecho para ir el servicio, que en días de vacaciones hay que aprovechar cualquier servicio que esté en buenas condiciones higiénicas. La visita prosigue subiendo de nueva a la planta baja y poco a poco voy ganando plantas. La siguiente es el entresuelo, luego Planta noble y la Entreplanta, seguidamente los Dormitorios, el Desván y finalmente llego a la Azotea del Palacio.

En la azotea aprovecho el buen día que hace para disfrutar de las vistas. Bajo por las escaleras todas las plantas que había subido, devuelvo la audio-guía y regreso a Las Ramblas.

Rambla de Santa Mónica

Llego a la Plaza del Teatro y entro en el último tramo de las Ramblas, la Rambla de Santa Mónica. Esta Plaza del Teatro le debe su nombre al Teatro Principal de Barcelona, uno de los teatros más antiguos de la ciudad.

Museo de Cera

Llegando al tramo final de las Ramblas se encuentra escondido en un estrecho pasaje el Museo de Cera de Barcelona. El Pasaje en cuestión es el Pasaje de la Banca.

Si eres a los que le gusta este tipo de museos te recomiendo su visita. Es un museo divertido de ver y en una hora los podrás visitar. Hay que decir que este museo ha vivido mejores años pero todavía sigue siendo uno de los museos más visitados de Barcelona.

Estatuas humanas

Estatua en la parte bala de las Ramblas

Desde que era un niño siempre he vinculado Las Ramblas a sus Estatuas Humanas. Actualmente estos hombres y mujeres disfrazados se encuentran en el último tramo de la Rambla, en La Rambla de Santa Mónica.

Esta actividad ha sido regulada hace poco por el Ayuntamiento de Barcelona y de ahí su nueva ubicación. Años atrás estas estatuas estaban ubicadas en los primeros tramos de las Ramblas, entre Plaza Cataluña y la Plaza Real.

Son todo un espectáculo por si solas y además dan más vida a este paseo.

Estatua de Colón

Fotografía del Monumento a Colón

Ya estoy llegando a la parte final de mi excursión por las Ramblas. Creo que no hay mejor manera de poner el broche final a esta mañana que visitando otro de los íconos de Barcelona.

Me acerco a los pies del Monumento de Colón. Después de observar como alguno de los turistas intenta subirse en alguno de los leones para llevarse una simpática foto de recuerdo decido bajar por las escaleras que me llevan a la base de la estatua.

En el interior hay un tienda de recuerdos y una pequeño punto de información turístico. Voy dando toda la vuelta hasta que llego al punto de venta de tickets.

Al comprar mi entrada, la chica que me atiende me ofrece una entrada que por 2€ más puedo degustar una copa de vino. Sin pensárselo mucho cojo esta opción, no sé si será por la hora que es o por el cansancio de la mañana que me apetece sentarme un rato disfrutando de un buen vino.

Vistas desde el Mirador de Colón

Cuando me acabo la copa me dirijo a la puerta del ascensor que me llevará hasta los pies del mismísimo Colón. Al abrirse la puerta salen dos turistas y una de las trabajadoras me dice que seré el único visitante en este momento. En efecto, cuando el ascensor me deja arriba compruebo que estoy yo solo. Lo cual se agradece bastante, ya que las dimensiones aquí arriba son bastante pequeñas.

Aprovechando mi solitud hago fotos en todas direcciones. Las vistas la ciudad de este altura son magníficas. Puedo ver  todo el camino que he recorrido durante esta mañana a lo largo de las Ramblas. También hay unas vistas magníficas del Barrio Gótico y de La Barceloneta al lado del Puerto Viejo.

Justo cuando acabo de hacer mis últimas fotografías se abre de nuevo la puerta del ascensor. En esta ocasión suben un grupo de 4 argentinas y la empleada del monumento me pregunta si quiero bajar. Creo que ya he estado el tiempo suficiente viendo las vistas de Barcelona y decido dar por finalizada mis visita a la Estatua de Colón.

Rambla del Mar

El Port Vell desde el Mirador de Colón
El Port Vell desde el Mirador de Colón

Este último tramo yo no lo consideraría un tramo más de Las Ramblas. La Rambla del Mar es un paseo que el hombre ha ganado al mar. Situado casi al final de Las Ramblas este pequeño paseo te conducirá sobre el mar a la Zona Comercial del Maremagnum, el Imax y el Aquarium.

 Es una bonita manera de finalizar la mañana caminando por encima de la pasarela de madera. Las vistas que desde aquí se tienen, acompañada de la brisa marina, ponen el broche de oro a los últimos pasos de mi excursión por Las Ramblas de Barcelona.

POSTDATA: Espero que el tostón que te acabo se soltar no se te haya hecho muy pesado. He creído que mi propia experiencia te pueda servir como guía para que tu mismo puedas organizar tu viaje y te planifiques esta emblemática calle de la ciudad de Barcelona.

Si quieres que detalle alguna zona más o quieres aportar tu granito de arena no dudes en dejarlo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *